Conectarse

Recuperar mi contraseña






Sebastian M. Knight
Perfil
MP



Serena Tsukino
Perfil
MP

Últimos temas
» Afiliación Élite -Alpha Superhéroes vs Villians
Miér Jul 01, 2015 9:27 am por Invitado

» " INB" [Solicitud Afiliación Normal]
Dom Sep 28, 2014 1:57 pm por Invitado

» Fairy Tail Adventure Magic||Afiliacion|| Normal
Miér Jul 02, 2014 6:20 pm por Invitado

» Sakura Feudal [élite]
Mar Jun 10, 2014 1:02 am por Invitado

» Rurouni Kenshin RPG [Élite]
Mar Jun 03, 2014 7:18 pm por Invitado

» Arvestericks || Afiliacion Elite
Vie Mayo 30, 2014 1:06 pm por Invitado

» Breve ausencia
Miér Mayo 21, 2014 7:24 pm por Emiya Shirô

» Falthirien {Recién abierto} [Élite]
Jue Abr 17, 2014 7:29 pm por Invitado

» Other World {Foro RPG Naruto/Inuyasha} normal
Miér Abr 02, 2014 4:18 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Mayo 02, 2015 1:49 am.




22/100

Crear foro




Licencia Creative Commons

Midnight City por Serena Tsukino y Sebastian M. Knight se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://midnightcity.superforo.net/.
--------------


Diseño General y Skin: Sweet Dandelion / Poximaker para SourceCode

Historia y Ambientación: Sebastian M. Knight y Serena Tsukino

Arreglos en el diseño, imágenes editadas y Tablillas en general: Sebastian M. Knight

Fuente de Imágenes y gráficos: Gracias a Deviant Art; Google; Tumblr; etc.

Fuente de Tutoriales HTML, CSS y más: Source Code"


Elliot Bosconovich [Ficha]

Ir abajo

Elliot Bosconovich [Ficha]

Mensaje por Elliot Bosconovich el Vie Ene 03, 2014 2:31 pm



¿Y qué se puede esperar de una inteligencia subestandar como la tuya? ¡Ha!

Elliot Bosconovich

PB: Shoichi Irie


Edad: 18 Años.

Raza: Humano.

Rango: Exorcista y Hacker [Cazador de Demonios].

Orientación Sexual: Se considera así mismo Asexual, aunque en el fondo siente cierta atracción por los hombres.

Estado Sentimental: Soltero.




Gustos:
- Los dulces sobre todas las cosas, lo encuentra como un tesoro, por eso guarda muchas bolsas de ellos en su habitación.
- Los climas fríos, principalmente los helados.
- La mecánica, la electrónica y lo relacionado con ello.
- La robótica es su pasión.
- Los gatos.
- Que lo mimen.
- Que le presten atención, él tiene que ser el punto de atención.
- Los videojuegos, es un adicto a ellos.
- Pelear.
- Exterminar demonios.
- Destruir cosas.
- Que le obedezcan.

Disgustos:
- Que le digan qué hacer.
- Que lo mimen (ya se que lo puse en el otro lado).
- Lo salado o amargo.
- Las personas débiles.
- Que le insulten diciéndole "Nerd".
- La incultura.
- Ser ignorado.
- El tabaco y el alcohol.
- Que invadan su espacio personal.
- Que lo toquen.
- Que le hablen personas que no conoce.
- Los niños.
- Que lo infravaloren.

Manías:
- Desviar la mirada.
- Enojarse con absolutamente TODO.

Debilidades:
- Que hieran su orgullo profundamente.
- El cuello es su "punto débil".




Descripción Física

A simple vista Elliot no parece más que un muchacho flacucho y algo enclenque, no obstante hay que argumentar que detrás de esa fachada, guarda una gran fortaleza. Es más bien del tipo bajito. Apenas rebasa el metro y medio, pero al parecer le queda un poco más por crecer. Sus rasgos son dulces y aniñados, con una nariz respingona y grandes ojos de un hermoso y brillante verde pálido, siempre adornados por un par de lentes grandes. Su cuerpo es completamente esbelto y delicado. Sus brazos son delgados por naturaleza pero es poseedor de una gran fuerza sobre ellos, al igual que en sus piernas.

Sin duda el joven ruso llama a la vista, su cabello color fuego es un ardiente abanico reflejo de su personalidad; que en conjunto con su expresión de "Te romperé la cara", dan toda la sensación de que no es para nada un partido fácil. Tiene el cabello corto y rebelde, con un remolino en la coronilla que le deja una antena permanente y un flequillo espeso que suele metérsele en los ojos. Posee unos labios carnosos y suaves, ciertamente llamativos. No suele hablar ni sonreír mucho, pues es muy tímido y enojón, incluso para su edad. Por ello sus mejillas tienden a sonrojarse con frecuencia, ya sea por enojo o por vergüenza.

Suele vestir con ropa de colores, generalmente siempre lleva alguna sudadera o chaqueta encima de sus camisetas algo más informales, todas con dibujos o con el logo de su grupo preferido. Usa vaqueros siempre, menos con el uniforme de la escuela y siempre lleva converse ya que se le hacen más cómodos.

Spoiler:



Descripción Psicológica

Dos palabras: Mal – Carácter. Yendo más lejos, también arisco, gruñón, borde y maleducado son adjetivos aplicables a este pelirrojo con mala uva. Y eso únicamente cuando está “de buenas”. Huye si se cabrea, o mejor, escóndete.

Es, irrefutablemente, todo un tsundere, pero a ver quién tiene valor para decírselo a la cara.

Arrogante, realmente engreído y más que nada caprichoso e infantil. Normalmente, cuando está en calma, es indiferente con todo el mundo. Verlo sonreír de buenas a primeras es algo imposible y solo se consigue habiendo tenido con él una relación larga y estrecha llena de paciencia por la parte opuesta. Así que cuando se trata de conocer personas nuevas, es un peligro. Automáticamente se pone a la defensiva. Es lo más parecido a un chihuahua, que ladra estridentemente una y otra vez. Explosivo y nervioso, se niega en rotundo a responder preguntas personales, y hasta le cuesta decir si algo le gusta o no.

Cuando se cabrea (aunque aparentemente siempre está enfadado) suele escoger entre tres caminos: no hablar y refunfuñar como un niño, empezar a pegar golpes a diestro y siniestro o histeriquear. La última se da mucho menos frente a personas en las que no tiene confianza.

Es muy violento, no duda un segundo en recurrir a este método cuando algo lo disgusta, y hay que admitir que fuerza le sobra. Insultos, otro tanto en su vocabulario. Palabrotas una tras otra surgen de sus labios sin más; y lo gracioso es que no soporta en absoluto que los demás le digan palabrotas ofensivas.
Aparenta ser muy arrogante, pero en realidad esconde tras la arrogancia sus verdaderos temores.

Ahora bien, el interior de su mente es un laberinto sin salido alguna. Se preocupa mucho por lo que puedan opinar los demás, y al mismo tiempo tiene un orgullo tan alto y predominante, que muchas veces repercute mucho en sus actos y/o palabras. Pero al mismo tiempo, siempre se siente acomplejado, inferior, por sus defectos físicos. La felicidad es algo que hace mucho que no siente.

En temas de amistad, es muy extraño y cambiante. A veces, como un cachorrito indefenso, se resguarda en sus amistades, pero otras vuelve actuar como si fuera la primera vez que los viera. Es difícil tenerlo como amiga, solo quien es capaz de darse cuenta de la autentica persona que es, podría considerarse así.

Los amores, no hay mucho que decir. Nunca se ha enamorado, y obviamente opina que es una estupidez que a él no le ocurrirá jamás. Esto influye también en su forma de ver las cosas: es completamente inocente de cuerpo y mente, aunque es muy malpensado. No le agradan las cosas pervertidas, porque le dan mucha vergüenza, es algo tímido y se sonroja mucho. Es sumamente posesivo y celoso aunque no lo demuestre. Lo que es suyo, es suyo. Ya sea una persona o un objeto, es muy egoísta y no le gusta compartir nada.



Historia

El mercader demonio dijo que lo encontraron en un callejón malherido, pero él no lo recordó. También se dijo que del golpe que recibió en el cráneo quizá no recordara nada, y que la herida de la espalda tardaría mucho tiempo en recomponerse. Sin embargo, encontrarse a un humano pelirrojo bien valía el dinero que costarían sus cuidados, y así el patrón lo compró.

A partir de entonces nada mejoró, pobre del imbécil crédulo que creyese que así iba a ser.

Los tenían enjaulados. Niños pequeños, raquíticos y demacrados, todos con alguna clase de característica que los hacía especiales. Elliot cree recordar ver a un niño convertirse en un pequeño lobo, pero lo achaca más a las alucinaciones provocadas por la falta de alimento y el calor sofocante de las ciudades donde paraban en los meses estivales, aquellos donde la actividad era mayor y más duro se hacía verse rodeado de personas y criaturas crueles y cínicas que se regodeaban riéndose y escupiéndoles por ser diferentes. ¿Acaso él lo había elegido? ¿Acaso lo merecía? ¿Qué podría haber hecho un recién nacido para granjearse el odio y la repugnancia de tantos seres desconocidos?

En el crepúsculo el circo se abría. Demonios y otros seres perversos pagaban enormes cantidades de dinero por los mejores espectáculos, aquellos que con el tiempo se habían ido afianzando por la creencia popular de que eran entretenidos. Elliot iba convirtiéndose en uno de ellos, el niño pequeño lo supo cuando lo obligaron a gatear rondando la celda cercada de personas. Olía a meado y a comida en descomposición, y eso no hacía sino potenciar el asco de los espectadores. Era cierto que había un humano único en su especie, y eso bien merecía dinero y más dinero.

Cuando las gentes volvían a sus quehaceres y hogares el patrón se quitaba su careta sonriente y mostraba su verdadero carácter. Azotaba y golpeaba hasta la saciedad a aquellos que no le habían hecho ganar el suficiente dinero para mantener su rostro bien alimentado.
A medida que el pequeño fue haciéndose mayor las actuaciones cambiaron. Lo trasladaron a una celda mayor, que quizá estuviese mejor cuidada al principio, pero conforme mayores fueron los ataques de rebeldía de Elliot a peor estado pasó. Su vida se deslizó de la pequeña ilusión titilante que mantiene un niño que cree será salvado a la de un adolescente sin brío alguno que no tenía motivos para querer vivir. Se limitaba a quedarse tirado en la celda, esperando a que por las noches el dolor emergiera, y preparándose para recibir otra tanda de golpes en la noche cerrada, cuando los sollozos desolados de los nuevos reclutados iluminaban su duermevela como una mortaja cargada de augurios de muerte y agonía. Ya no creía que hubiese manera de salir de allí, tampoco de ser bien recibido en ningún otro lugar.

¿Cómo era el mundo? ¿Igual que los espectadores o el patrón? Si los que pagaban por su humillación la trataban así, ¿qué le hacía pensar que en otros lugares eso fuese a cambiar? Elliot era consciente. La vida no era un camino de rosas. No podía pensar que fuera las cosas mejorarían, así que abandonó la esperanza.
Y la sustituyó por la venganza.

Cuando se convirtió en un hombre 'adulto' vio su oportunidad como si hubieran pintado un cuadro con esa palabra incrustada de forma centrípeta. El patrón lo hizo salir y asear. Ordenó que lo embellecieran y peinaran la melena rojiza por primera vez en años. Y a la caída de la noche lo sacaron de la lona.

Sus piernas flacas y raquíticas apenas se sostuvieron, y de los codos lo arrastraron hacia otra tienda colindante a la central del circo. Observó el cielo abierto con avidez, se bebió las estrellas y lloró por dentro ante la visión de la luna que desde las alturas lo miraba indiferente. En la tienda comió. Platos humeantes que nunca había visto en la vida y que le provocaron un doloroso malestar en el estómago, contraído por la falta de alimento y deseoso de saborear la carne asada, el pan caliente o el vino frío. El patrón se sentó delante de ella y lo miró con asco contenido, entonces le dio la noticia. Habían pagado por beneficiarse de él una suculenta cantidad de dinero, al menos comparándolo con sus ganancias trimestrales. Elliot no dijo nada, tampoco hizo falta. El temor titiló en sus ojos esmeraldas pero también la determinación, y tan pronto como lo hicieron abandonar la tienda lo llevaron hacia 'él'.

Lo único que pudo ver fue la daga envainada y colgante del cinto del demonio, que una vez lo dejó caer al suelo y se cernió sobre él cometió el error de olvidarse de un arma como aquella. En los minutos siguientes sucedidos de caricias, escalofríos y arcadas contenidas, él se encontró asiendo el arma, y después de encajar sus ojos en los de aquél hombre, elevó la daga y se la clavó en el pecho con fría y mortífera determinación.

Y huyó. Huyó como si no hubiera un mañana.

Dejó atrás el circo, el hombre y el patrón, las otras criaturas y los demonios que se divertían riéndose de las desgracias ajenas. Sobrevivió en los ciudades colindantes los días que necesitó para reponerse y poder admirar las maravillas que la vida le había regalado. Aprendió a moverse en las sombras y a rehuir las urbes. Robó, robó y robó. Vió su oportunidad de trabajar para la Iglesia, como cazador de los enemigos que habían hecho de su vida un infierno; y no la desperdició. Maldijo en su nombre a todo aquél que era capaz de recordar y se tomó el tiempo que precisó para acometer el que acabaría siendo su cometido a partir de aquella huída: la venganza.

Todos eran paladines de una vida digna, ¿por qué él no podía aspirar a ello ambién?



Habilidades

# Es un humano, así que carece de cualquier tipo de habilidad sobrenatural. No obstante sí que posee grandes aptitudes físicas, -fruto de su entrenamiento como cazador-, que superarían los parámetros normales.

~Aunque no es especialmente fuerte, sí que es un chico ágil. Se le da bien escalar y encaramarse a sitios altos tanto como escurrirse por lugares inaccesibles. Es rápido y hábil a la hora de escabullirse y ocultarse; si no quiere que le encuentren, no le encontrarán.
~Debido a su naturaleza y modo de vida, Elliot ha desarrollado unos reflejos extraordinarios. Es capaz de caer desde muros u árboles sin resentirse apenas, tal y como lo haría un gato, y también de colarse por lugares angostos y estrechos. Además, ha adquirido con el paso del tiempo una resistencia al dolor algo superior a la de los demás.
~Ha aprendido a vivir como una nómada. Sabe cazar y evitar los problemas como si los oliera a kilómetros.
~Es muy inteligente, probablemente un superdotado. Posee grandes conocimientos tecnológicos y bélicos. Sabe burlar sistemas, claves y cerraduras, además tiene una mano bastante rápida en cuanto a robar se refiere.
~Manos rápidas. A Elliot se le dan realmente bien los juegos de azar, repartir, jugarlos, como por ejemplo el póquer y otros juegos de cartas. También el ajedrez, hacer trucos de magia o cualquier cosa que requiera una excelente coordinación mano-ojo.

# También lleva consigo una pistola que le fue entregada por la Iglesia, y que pronto se convirtió en su arma preferida. "Purgatory" (Purgatorio) Es una modificación de la Beretta 92F, cuyo material fue reforjado al acero inoxidable y sus barriles extendidos desde 4.9 a 5.9. Se puede adaptarle un silenciador, y su munición consiste en una serie de balas de oro 9mm imbuidas con agua bendita. Es el enemigo mortal de cualquier ser de las tinieblas.
Spoiler:





avatar
Elliot Bosconovich
Humanos Cazadores
Humanos Cazadores

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 03/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elliot Bosconovich [Ficha]

Mensaje por Serena Tsukino el Vie Ene 03, 2014 2:53 pm





Ficha Aprobada




avatar
Serena Tsukino
Híbridos Humanos + Xx
Híbridos Humanos + Xx

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 22/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.